lunes, 29 de junio de 2015

¿Por qué escribo?

¿Por qué escribo?
¿Para quién escribo?
¿Hago esto por placer o porque quiero de alguna forma vender lo que escribo?

¿POR QUÉ?

Ha pasado algo más de un año desde que empecé a escribir, y me refiero a escribir. Antes de esto, lo único que hacía era copiar lo que los profesores dictaban en la escuela o pasar a mi cuaderno el texto que encontraba en internet para mis muchos proyectos de investigación. Eso era todo, no escribía lo que yo pensaba o entendía, escribía las ideas de otros.

Si dos años atrás alguien me hubiera preguntado “Hey, ¿cuántos libros has leído este mes?” yo hubiera dicho “Uuumm, no he leído ninguno” o “Eeeeee, ¿uno?” y eso habría sido mentira.
         Pero como si nada empecé a leer libros por mi cuenta. Todo empezó con Pet Sematary de Stephen King. Había visto la película y pensé que sería interesante (en ese entonces no tenía idea de quién era S.K) aun así me tomó casi tres meses en leer ese libro.
“¡Al fin!” pensé cuando leí la última línea. ¿Y qué hice después? Pues compré otro que me tomó dos meses leerlo y luego otro y otro. Todos dentro del género del terror.
Entonces decidí escribir un relato. No hubo una revelación en mis sueños o un haz de luz que me diera en la cara para decirme que debía escribir. Simplemente pensé que sería divertido escribir un relato (obviamente de terror) y ver qué decía la gente.

Y así escribí “El sueño” el 03/03/14 (¿En serio tienes que dar todos los detalles?) uh, creo.
Si aún no los he desesperado con tanta palabra (y si aún les interesa leer esto) continuaré.
Ese relato siempre será el primero. Y siempre lo recordaré como un relato plagado de faltas de ortografía y signos de puntuación perdidos en algún lado. No es que sea un experto en gramática ahora (no me sorprendería ver algún error cuando lea esto después de publicarlo) pero me alegra decir que he llegado a interesarme lo suficiente como para querer escribir adecuadamente.

Pueden leer este relato aquí:
(¡Hurra! Ahora haces publicidad para tus relatos. Algo desesperado, ¿no?)
Como sea, así seguí escribiendo y publicando; ya tengo 99 relatos y espero que el número 100 sea algo bueno (Pss, ¡a nadie le importa!)
         Por cierto, así es como hablo conmigo mismo. No se alarmen.

Pero sigue la pregunta “¿Por qué escribo?”
Cuando era niño me gustaba dibujar, era bastante bueno, y creí que al crecer crearía mi propia serie animada. Claro que nunca pasó (la escuela y el estrés de la adolescencia enterraron a todos esos personajes) así que me quedé sin nada. No tenía nada que yo pudiera decir que era mío. “¿Y tienes algún talento?” “Nope”
         Así que la escritura me ha devuelto eso. La idea de que mi vida no será sólo una rutina de trabajo y estudios. Dormir y comer. Puedo decir que hay algo en lo que (aquí es donde finjo modestia) soy algo bueno.

Claro que mi sueño es publicar algo algún día (Tengo una lista de los relatos que pondría en una colección de relatos cortos) una novela aún está algo lejos en el horizonte. Pero no hay nada como la emoción de hacer algo por tu cuenta (ya sea que algún día publique algo impreso o no) y saber que es tuyo y que nadie más lo pensó por ti.
         (Ugh, ¿qué es esto, algún tipo de discurso emotivo?)
Escribo para mí y para los que me leen. ¿Les gustará lo que escribo?
¿Y si no les gusta?
“Creo que cambiaré esto para que les guste más”
Esos pensamientos aún llegan. Existe el anhelo de encajar. De ser lo suficientemente bueno como para que te digan “Muy bien” y que te den una palmada en la cabeza como un perro que ha aprendido a sentarse.
Pero también he aprendido que si me gusta lo que he escrito tal vez le gustará a alguien más. (Después de todo, alguien leyó 50 Shades of Gray y pensó en recomendarlo).
Stephen King dijo (lo cito a él porque no he leído muchos más autores) que él no escribe por fama o dinero sino porque lo disfruta.
Yo lo disfruto pero ¿me interesa más la fama que ganaría si algún día llego a ser popular? Siendo honesto (Ja, ahora quieres dejar de fingir modestia, ¿no?) la idea de ser famoso es bastante atractiva.
Es como decir “Yo ayudo a los pobres porque me gusta” ¿Sólo por eso? ¿O existe alguna razón?
Creo que a todos nos gusta sentirnos “especiales”. No me malinterpreten, sé que hay gente buena que lo hace por la simple gana de hacer el bien, pero creo que muy dentro de nuestro cerebro hay una pequeña voz diciendo: “Sí, muy bien, eres especial. Eres un ser muy bueno, esto te hace mejor que otros ¡Eres grandioso!”
Y eso está bien en un pequeño grado, mientras esa no sea la única voz que escuches.
(Kanye West)

En fin. Ya que creo que si sigo escribiendo me perderé en mi propia cabeza, terminaré con esto:

Escribo porque me gusta y sé que puedo llegar a ser bastante bueno, porque no quiero ser sólo una masa que trabaja para ganar dinero y tener cosas. Escribo porque así puedo decir “Mi vida es interesante porque hago esto”

Escribo para mí y para los que me leen. Para mí porque me gusta el terror y no hay nada mejor que asustarse a uno mismo. Para ustedes porque si voy a pedirles que lean algo que yo escribí, al menos me aseguraré de que sea algo que puedan disfrutar.
¿Llevarías a un ciego al cine sólo porque hay una película que te gusta? Verdad que no.

Y escribo porque lo disfruto. La fama y el dinero (aquí tal vez finja algo de modestia, no lo sé) no son tan importantes si no eres capaz de hacer algo con corazón (Aaagh, ¡termina ya! Esto se está poniendo demasiado mieloso)

Así que, seguiré escribiendo.
Tal vez haya una brillante luz al final del túnel por el que ahora camino, o tal vez no. Tal vez no hay nada para mí al final.
Pase lo que pase, no me quedaré a medio camino.