sábado, 12 de diciembre de 2015

Convivio.

"¿No vas a ir al convivio?", preguntó Clara.
"No", dijo el tipo del otro lado del monitor sin siquiera levantar la mirada. Sus dedos tecleaban y tecleaban como si eso fuera lo único que importaba en su vida. ¿Cuál era su nombre?, empezaba con S.
"¿Por qué no?", dijo Clara insistiendo. Había algo en él que le atraía.
"Porque no puedo beber", respondió él de la misma forma; sin emoción alguna.
"Ay vamos, ¡será divertido!".
El tipo detuvo su incesante tecleo y levantó la mirada.
"¿Evitarás que beba?", preguntó con un curioso tono infantil.
"Sí", respondió Clara.



Para cuando Clara tomó la cuarta cerveza se le olvidó su promesa. Fue al baño y se quedó dormida en el el retrete. Cuando despertó se dio cuenta de que la música seguía sonando pero eso era todo, no había risas ni nada.
Con un ligero dolor de cabeza y con la breve memoria de haber visto a (¿Cuál era su nombre de nuevo?) sentado en un rincón oscuro.

Entró al salón y todo pareció detenerse como en una horrenda fotografía.
Cuerpos (o lo que quedaba de ellos) estaban regados por todos lados dejando cada uno de los azulejos manchados de rojo y con una msasa repugnante de sesos y entrañas. Torsos, brazos con todo y mangas, zapatos que de seguro aun conservaban los pies adentro, y cabezas (¡Oh Jesús!) yacían como calabazas de halloween, todas con una perturbadora expresión de "se suponía que solo iba a divertirme". Clara no pudo moverse ni cuando vio finalmente la silueta de (¡Cuál era su nombre maldita sea!) parada en el mismo rincón.
    "Lo prometiste", dijo él acercándose. 


http://img06.deviantart.net/d4e2/i/2008/206/0/d/bloody_glass_by_fabaloons.jpg